Viernes en Simof para todas las Flamencas

Segunda jornada en Fibes, segunda jornada de SIMOF. Viernes flamenco y colorido. La mujer ha vuelto a ser la representante estrella de las ingeniosas ideas que pasan por las mentes de cada diseñador, y es que el día de hoy ha traído de todo, literalmente. Pero antes de dar paso a los once diseñadores que presentaban hoy sus colecciones, el Concurso de Noveles tenía lugar a las 11.30h. En él conocíamos a Juan Francisco Gil Ortiz, ganador de este concurso con su colección RA, “El Dios del Sol”.

Tras ello y con un ambiente de fin de semana en SIMOF, a las 16.30h tenía lugar el primer desfile. El alma hablaba por José Galvañ, y es que el malagueño inauguraba la segunda jornada con su colección “Cuando el alma habla”. Con una gran variedad cromática y cortes para todos los gustos, ha querido demostrar todos esos sentimientos que solo el alma sabe expresar.

Alonso Cozar y “Aleluya”, traían raso y crespón, entre otros tejidos clásicos. La colección está basada en el romanticismo y en la moda flamenca del siglo XXI. Haciendo a un lado el tradicional rojo, el color que predomina en esta colección es el verde.

El resplandor y la luz llegan con “Aura” a la pasarela de SIMOF. Consolación Ayala ha querido sacar lo mejor de la flamenca, ese interior y alegría. Para ello su colección se ha rodeado de brillo y lentejuelas. Con la ligereza en sus diseños, Consolación ha utilizado el dorado, verde y azul, entre otros colores. Pero ha marcado la importancia del negro, rojo y blanco.
Con Carmen Raimundo y su colección “Santo”, nos trasladamos a la misma Grecia y sus islas. Colores que nos trasladan al mar y la paz. Caída en sus diseños, y tejidos como seda y crepe han hecho que Satorini esté más cerca de Sevilla en esta jornada.

María José Blay nos trae su lado más rociero con “Mis quereles”, y es que la mayor parte de su colección está inspirada en la conocida Romería y todos los recuerdos que a ella le producen. Prueba de ello la alegría de los colores, las distintas gamas, los cortes y diseños adecuados para ella. Por otro lado nos muestra un lado más elegante, negro y dorado, se hacen presentes en el final de esta colección.

Ana Morón y “Carmen”. La flor como elemento principal. Clásica en su décima colección, aunque muy flamenca. Transparencias y escotes. Cortes a la pierna y la cintura. Flecos, peinetas y mantón, muy importantes en esta colección. Grandes volantes, destacando uno principal.

El ejército de flamencas ha llegado hasta SIMOF para traer las novedades de Verónica de la Vega con “Flamencas Armadas”. Verde militar, estrellas, cremalleras, aperturas, brillos y cuero traían esta colección. Representación de la mujer y su fuerza.

José Raposo nos trasladaba al lejano Oeste con “West”. Sombreros de sheriff, aperturas, rayas y cuadros, en combinación con escotes y algún lunar. Volumen en las mangas, bien al hombro o en la muñeca, pero especial volumen en el último volante de sus diseños. Cremalleras, cortes a la pierna y a la cadera, para que toda mujer encuentre la comodidad a la hora de lucir uno de sus modelos.

Antonio Gutiérrez nos traía “Lo prohibido”. Con un claro estilo de los noventa, el chándal y los tacones. Bombers, chaquetas, volantes y peinetas han hecho una combinación perfecta. Pero en la segunda parte ha llegado la seriedad acompañada del brillo de una noche de espectáculo. Combinación de colores y aperturas en sus diseños han marcado esta colección tan atrevida. Pero si algo destacamos en este desfile es el mensaje de “NO ES NO”, que portaba en la espalda la modelo que lucía el diseño estrella.

De la mano de Rosapeula llegábamos a la mujer clásica, colores como el rojo o amarillo, carruchas y flecos en “Sueña la Alhambra”. Pero la colección se ha diferenciado lo suficiente como para ver una parte especial llena de brillo, los cortes y escotes que marcan tendencia esta temporada.

Y para finalizar la jornada si la de ayer la considerábamos “Macarena”, la de hoy nos ha trasladado a la otra orilla del Río y a su Esperanza de Triana. “Pureza” de Javier García llegaba trayendo los aromas de la misma calle que porta su nombre y de la vecina más guapa que allí vive. Pendientes marcando el sello de la Esperanza, colores como el oro, verde y blanco han hecho que esta colección a ritmo de cornetas y tambores dejará boquiabiertos a los allí presentes.

Rocío Maestre.

 

Comments: 0

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.